Seleccionar página

Autor de ficción se atreve a utilizar sus habilidades de redacción para ayudar a marcas y negocios a vender online.

Suscríbete gratis y conoce sus extraños métodos (incluyendo el karma del marketing):

Autor de ficción se atreve a utilizar sus habilidades de redacción para ayudar a marcas y negocios a vender online.

Suscríbete gratis y conoce sus extraños métodos (incluyendo el karma del marketing):

Qué raro… No sé por qué hablé en tercera persona allá arriba.

Bueno, a lo que iba:

Tomar consejos sobre ventas y persuasión, viniendo de un autor de ficción, puede parecer un poco extraño. Lo sé.

Pero antes de que decidas cerrar esta ventana, te advierto que si no te suscribes ahora mismo, Disney va a querer hacer otra película de Star Wars…

Ok, ok. Seriedad. (Rogue One fue buena).

 

A lo que iba: sé que no soy el único que lo dice, pero una excelente forma (por no decir «la mejor») de que te escuchen de verdad, es a través de historias y ejemplos.

La razón es muy sencilla.

Porque normalmente la gente odia que le enseñen, y como consecuencia, también odia que le vendan.

Y esto es debido a que queremos enseñar y vender sin habernos ganado antes la confianza de la otra persona.

O, en otras palabras, queremos enseñar y vender sin preguntarnos primero si la otra persona nos dio la autoridad para ello.

En cambio, a través de las historias, la gente es más propensa a escuchar lo que le tienes que decir, porque no estará predispuesta pensando que solo quieres aprovecharte de ella para sacar tu propio provecho.

Por si tienes dudas, recuerda cómo enseñaban los grandes filósofos de la historia.

¡Y ya que hablamos de filósofos…!

Invito a mi amigo Dom Cobb (el prota. de Inception), que tiene algo que decirte.

¡Adelante, mister Cobb!

—Gracias, Sam —dice Dom acomodándose la corbata—. Bien. Tú que me lees, dime una cosa: ¿qué es lo más resistente en la mente de una persona?

—Eeeh… no sé.

—¿Cómo que no sabes? ¿ACASO NO VISTE MI PELÍCULA? —Dom respira profundo y se acomoda el cabello hacia atrás con la mano—. Ya. No importa. Lo más resistente en la mente de una persona es…

Una idea.

Desde el momento que está implantada en el cerebro, es imposible eliminarla.

La idea en la mente de una persona puede levantar ciudades, puede transformar el mundo, puede cambiar todas las reglas.

De la idea nacen pensamientos, de los pensamientos se producen creencias, y de las creencias surgen las acciones.

Por eso, si quieres persuadir a tu audiencia para que te compre, lo que tienes que hacer es:

> Entrar en su mente.

> Descubrir el dolor que oculta.

> Diseñar la realidad de lo mejor que estará con tu ayuda.

> Y dejar que ella misma decida si te quiere comprar o no.

Es algo difícil de explicar, pero sé de alguien que puede hacerlo…

Aunque, te advierto, no es fácil encontrarlo.

Nadie sabe cuál es su hogar; se la pasa viajando con la única compañía de su mochila.

¿Qué lleva ahí?

Se dice que una laptop, una kindle y una libreta.

Nadie sabe tampoco cómo es su rostro, ya que siempre carga una boina y se la pasa gritando como un tonto «¡soy un Peaky f#ck!ng Blinder!».

En fin, si en verdad lo quieres encontrar, el comienzo del camino está en el siguiente botón:

«Todos quieren ir al cielo, pero nadie quiere morir»

Esa frase la leí de los marines de los EE. UU.

Cosa que me puso a pensar en algo referente al marketing y a la vida, que es:

«Todos quieren ganar dinero, pero nadie quiere vender»

Fíjate que no escribí «trabajar», sino «vender».

Lo digo por varias razones.

Entre ellas, he visto a muchos decir que no quieren venderle a su audiencia porque les parece poco ético y tal.

Pero muchos han olvidado que, desde que vinimos a este mundo, siempre estamos vendiendo.

Vendemos nuestro punto de vista.

Vendemos nuestra perspectiva.

Vendemos nuestras ideas.

Vendemos nuestras creencias.

Vendemos la serie que nos gusta para que la vean.

Nos vendemos a nosotros mismos para ligar con la persona que nos gusta.

(Todo eso lo disfrazamos de productos y servicios).

Están quienes cobramos por eso, y están los que prefieren vivir del maná.

Solo diré que la gente aprecia más las cosas cuando paga por ellas. Es natural.

Si te mandan 5000 años atrás con una máquina del tiempo y sabes vender, te irá bien.

Si te mandan al futuro y sabes vender, te irá bien.

Si vives en el presente y sabes vender, también te irá bien.

Y si te suscribes aquí, te irá muchísimo mejor. *guiño*

Razones para NO suscribirte

1. Porque según doy «estupendas recomendaciones».

2. Porque envío emails todos los días.

3. Porque comparto consejos sobre copywriting, productividad, historias, marca personal…, y la vida.

4. Porque parece que hago «buenas promociones de venta».

5. Porque vendo mis servicios y productos, con los que podría ayudarte a:

– Desarrollar tu marca.

– Vender más haciendo lo que ya haces.

– Entretenerte.

6. Porque tendrás el privilegio de preguntarme lo que quieras de forma gratuita (por ahora).

7. Porque me esfuerzo para que estos sean los mejores tres o cinco f#cking minutos invertidos de tu día, que no es ni el 10% del tiempo que tal vez le dedicas a las redes sociales.

 

En fin, si no te gusta nada de eso, ¡no te suscribas!, por amor a los Inklings.

De lo contrario, cliquea el botón para firmar, por favor:

Por si te interesa, dejo por aquí parte de mi portafolio

Viajé con Frodo para ayudarlo a destruir el Anillo Único, con el nombre de Sam Gamyi.

Viajé con Frodo para ayudarlo a destruir el Anillo Único, con el nombre de Sam Gamyi.

Convencí a los miembros de la Guardia de la Noche para que Jon Snow se volviera Lord Comandante, con el nombre de Sam Tarly.

Convencí a los miembros de la Guardia de la Noche para que Jon Snow se volviera Lord Comandante, con el nombre de Sam Tarly.

Cacé monstruos, demonios, fantasmas y seres sobrenaturales por los Estados Unidos junto a mi hermano Dean, con el nombre de Sam Winchester.

Cacé monstruos, demonios, fantasmas y seres sobrenaturales por los Estados Unidos junto a mi hermano Dean, con el nombre de Sam Winchester.

Soy el nuevo Capitán América, llamado Sam Wilson.

Soy el nuevo Capitán América, llamado Sam Wilson.

Y publiqué una novela llamada KÓRDIÁ, bajo el nombre de Sam Gonçalves.

Y publiqué una novela llamada KÓRDIÁ, bajo el nombre de Sam Gonçalves.

¿Qué? ¿Creías que iba a poner de forma pública el trabajo que le hago exclusivamente a mis clientes?

Si acaso llego a decir algo al respecto, sería ya en mis emails.

*Se ajusta la boina y se va*